15 julio, 2019
  • 15 julio, 2019

Cronista

Por el 14 febrero, 2019 0 81 Views

Están proponiendo candidatos para que desempeñen el cargo de Cronista de la Ciudad. En principio, no existe un reglamento, instructivo o lineamiento de lo que debe hacer un cronista. El desempeño de esta tarea no lo puede desarrollar cualquier profesionista, es específico lo que tiene que hacer; en principio debe conocer el terreno donde nació, creció y recopiló su historia, modos, costumbres, cultura, lenguaje, modismos, gentes, personajes; es decir, debe tener un trabajo previo que haya hecho durante su vida para que pueda narrarla en crónicas y tiene que ser desde su origen. Dice una nota publicada en www.elimpulso. com/2013/12/11/el-trabajo-del-cronista/. “El cronista es un escritor que compila y redacta hechos históricos o de actualidad. Es un recopilador de fuentes para la historia local. “Capta como ninguno detalles trascendentes de los pueblos, sucesos novedosos y debe tener una devoción particular por la investigación. Es el celador de la conservación y defensa de las tradiciones. No puede desvirtuar lo que observa. No debe tener identificación política partidista y para su nombramiento no debe tomarse en cuenta un título universitario.” Nos parece una clara definición de lo que debe hacer y debe ser un Cronista de la Ciudad y más de esta ciudad con 490 años de historia. Le han pedido a la presidente municipal que designe a un cronista, debe hacerlo siempre y cuando sea una persona que dentro de sus atributos cumpla con lo necesario para desempeñar el cargo. El problema del actual ayuntamiento es que, como la mayoría de integrantes es ajeno a esta ciudad, es decir, no son originarios sino que son avecindados; no tienen conocimiento de qué personas pueden ser capaces de ocupar este cargo y más cuando no existe ningún reglamento que así lo estipule. Se les pide es que no se equivoquen y nombren a cualquiera por el solo hecho de pagar favores de campaña; en este caso nadie les va a reclamar, porque se supone que no es un cargo en el que van a manejar recursos como en el caso de la dirección de pueblos indios que han inventado y que les salió peor el remedio que la enfermedad con el zafarrancho que armaron los indios en pleno centro de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *