26 abril, 2019
  • 26 abril, 2019

La Columna

Por el 27 enero, 2019 0 31 Views

…El jueves 25 de enero de “atención ciudadana” en el ayuntamiento; como ya se hizo costumbre ponen 28 mesas de atención, una de cada dependencia municipal, nos dirigimos a la mesa del secretario técnico Feliciano Hernández López, y no se encontraba el titular, estaba un empleado, le pedimos información sobre la queja que pusimos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por la cual la presidente municipal realizó una visita al asilo de ancianos San Juan de Dios; pero ese asunto no ha tenido respuesta, por lo que acudimos personalmente para solicitarle y el empleado nos respondió que ya habían pedido informes al asilo pero que “no les habían respondido”, por lo que pedimos hablar con el titular y lo llamaron, pero fue peor, porque el tipo sumamente grosero nos negó la información y dijo que él no estaba obligado, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos le había pedido informes y que a nosotros no nos respondería a lo que le alegamos que habíamos puesto la misma queja ante la Comisión Municipal y nos mandó con la regidora presidenta de la CMDH. Hablamos con ella pero no estaba enterada de nada, le pedí que hablara con el secretario técnico y como vulgarmente se dice: se le puso al brinco, dijo que “él no tenía por qué informar a nadie; como la discusión se hizo en pleno delante de todos, pedimos directamente que la presidente municipal interviniera porque el sujeto grosero le dijo a la regidora que no le faltara al respeto”, porque eso juzgó que estaba haciendo. A ver dígame honorable” ayuntamiento, -que además se los vamos a pedir la explicación por escrito-, desde cuando un regidor le tiene que pedir favor a un gato como es el “secretario” ese alzadito que cree que tener un escritorio y un cargo mediocre en el ayuntamiento, ya se cree autoridá. Cuiden a sus empleados, denles cursos de relaciones humanas o no los pongan en las mesas para que traten mal a la gente. Finalmente el alzado muchachito no hizo absolutamente nada con la solicitud de la CEDH. Sí estamos en la época que ahora los patos le tiran a las escopetas… Todo se derivó de una denuncia en facebook sobre el envenenamiento de perros en el barrio de Mexicanos; precisamente en la Calle Real, para que desatara la ira de una vecina a quien varios vecinos la señalan como causante de la desgracia de los infelices animales. Pues la señora presentó denuncia ante la Fiscalía de justicia, argumentando que de la publicación se derivaron infinidad de comentarios y que esos comentarios “ponen en peligro” su “integridad” y le “causan daño moral”. La cuestión es que, para eso la Fiscalía sí lleva a cabo las investigaciones minuciosamente, paso a paso y de esto que ocurrió el año pasado; continúan las arduas investigaciones llevándose a cabo puntualmente; han citado a declarar a varios vecinos, los han confrontado con la supuesta “víctima” que no escatima saliva para inventar acusaciones y sindicar a sus vecinos que la odian; la “policía cibernética” está ocupadísima del caso porque es muy importante aclarar “un chisme” de facebook y de esto han transcurrido seis meses y seguirán pasando los años, porque de aquí que encuentren a los responsables de tan oprobiosas afirmaciones hacia la persona de esta pobre víctima. Así fue como se ventiló una de tantas audiencias que se han llevado a cabo en la fiscalía de los altos (como si no existieran casos de gravedad que investigar) en que durante hora y media se escuchó las acusaciones de la dama “afectada en su honra”. La quejosa habló de todo menos de lo importante: EL VENENO que de manera dolosa le dan a comer a los perros, que eso sí es importante porque, al dejar alimentos envenenados para que lo coman los animales callejeros, puede ocurrir también que cualquier indigente se le ocurra ingerirlos y ahí se estaría cometiendo un crimen con todas las agravantes de la Ley. Que dice la quejosa que no es ella la causante del envenenamiento de los pobres animales que solamente buscan un poco de alimento y agua en su diario caminar sin nadie que los auxilie; pero que malo que no le preocupe quién o quiénes son los causantes de este ilícito y, ahí es donde los defensores de animales SÍ tienen que actuar porque el hecho que haya fauna callejera corresponde a la salud pública y el crimen que los envenenen corresponde a la procuración de justicia y por favor, ahora con la 4T sería mejor que indagaran a los delincuentes verdaderos y no pierdan su tiempo con chismes de señoras desocupadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *