21 octubre, 2019
  • 21 octubre, 2019

La Columna…

Por el 28 febrero, 2019 0 290 Views

…Mientras que en el interior de las oficinas del ayuntamiento, hay cientos de zánganos que mantienen como empleados y que no sirven absolutamente para nada; son mentirosos, haraganes, groseros, tratan a la gente como si les fuera a pedir limosna; ayer precisamente una señora casi se suelta en llanto cuando se llegó a quejar que en la colonia La Pradera nos les llega agua, que cada quince días les regalan una pipa y si esta se descompone, pues ya no llega, porque las pipas trabajan 16 horas diarias VENDIENDO agua, que ese es otro negocio de SAPAM que no contabiliza… Ayer fuimos al parque central a escuchar protestas y quejas de los habitantes de Cuxtitali que llevan años, -pero muchos años- defendiendo el manantial que les surte de agua, desde los años 70 del siglo pasado y que sigue en las mismas pero que no será eterno. Durante el tiempo que escuchamos, se nos ocurrió observar los jardines del parque y vimos cómo las plantas están secas porque nadie les pone un poco de agua, varias palmeras y algunos árboles muertos y de repente sin avisar se derrumbarán y esperamos que no sea en la cabeza de un cristiano porque eso sería desastroso; pero uno piensa que, si algo tan simple como llevar una pipa de agua cada semana y regarla en los jardines algo ayudaría y eso no se puede hacer, a nadie se le ocurre ¿por qué? Existe un libro escrito por el alcalde Evaristo Bonifaz y que precisamente se llama “El señor Alcalde”; en uno de los pasajes narra cómo las damas que vivían en el centro de la ciudad en aquella época, eran las encargadas de cultivar y cuidar los jardines, pero quien promovía esa convivencia era precisamente el alcalde; ahora existe una dependencia de ecología y dentro de esta misma un área de parques y jardines, pero tal vez no tienen idea de cómo usar una manguera para regar las plantas, nadie se los enseñó cuando eran niños y por eso ahora no saben cómo hacerlo… Lo que falta es educación y cómo lo van a tener si el tejido social se hizo trizas; en lugar de brindar un saludo se recibe una agresión, la mayoría de personas solo piensa en cómo obtener ganancias y los que no tienen oportunidad, buscan cómo estafar a cualquier. Ayer estaba un señor indígena, ya viejo, esperando a una persona en el parque del Cerrillo, alguien escuchó a quién esperaba y mañosamente se acercó para decirle que la persona a quien esperaba le había mandado para pedir mil pesos que necesitaba y luego regresaría; el señor espero y nunca regresó el que le pidió el dinero, cuando llegó la persona a quien estaba esperando le dijo que le había mandado mil pesos con “su yerno” y era falso; al señor lo estafaron pero fue alguien que escuchó la conversación de que el inocente viejo esperaba a una persona y lo dejaron sin su dinero. Esa clase de atracos son actos de vileza que no tienen perdón y ojalá el que le robó su dinero pierda por lo menos el doble…

Sinjuicio…

Hay empleados del ayuntamiento que ganan un sueldo SIN trabajar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *