15 julio, 2019
  • 15 julio, 2019

La Columna…

Por el 14 marzo, 2019 0 220 Views

…Hace un año murió el Cronista de la Ciudad Maestro Jorge Paniagua Herrera, que fue nombrado como sucesor del Primer Cronista Profesor Prudencio Moscoso Pastrana;

Meses después falleció el Cronista Adjunto Profesor Manuel Burguete Estrada y el cargo emérito se encuentra acéfalo. La Ley municipal señala que en cada ciudad debe haber un Cronista;

En la Cuna de la Cultura deben haber varios, uno en cada barrio antes que se extingan los pocos coletos que aún viven y que guardan en su memoria, la historia oral de las raíces sancristobalenses.

Se lo propusimos varias veces al Maestro Jorge, pero siempre estaba muy ocupado dictando conferencias en diferentes partes del mundo; una vez le pusimos a su disposición el archivo de TIEMPO para que se le diera utilidad a toda esa información que se recabó desde 1968;

Son 50 años desde que la ciudad tenía 30 mil habitantes y todos nos conocíamos, nos respetábamos y convivíamos educadamente, ahora pasan de 200 mil más la población flotante que también por gusto o por necesidad tienen que transitar en esta ciudad.

Ya es tiempo que nos preocupemos por rescatar lo poco que queda, acervos particulares hay muchos, por mencionar algunos: la maravillosa vida de don Vicente Kramsky que retrato toda una época;

El archivo del profesor José Weber que lo sacó a tirar su sobrino nieto y lo rescataron para guardarlo en La Enseñanza; el valioso archivo, o lo que queda del archivo municipal; los archivos particulares, el maestro Toñito Ramos un curioso coleccionista de fotos y de marimbas que es una lástima que se haya ido porque conoció a todos los músicos de la ciudad.

Así hay personas y familias que guardan celosamente sus recuerdos y que se van perdiendo con el tiempo; ese es el trabajo de un equipo de cronistas, no de uno solo, porque si se lo dan a cualquiera ese cargo dejará de ser honorable y se convertirá en una burocracia más, al igual que cualquier empleado del ayuntamiento…

…Pasado a otra cosa, los estudiantes de la escuela normal “Jacinto Canek” llevan seis meses protestando pero de qué forma, quién sabe cómo se mantienen sin trabajar ni estudiar y haciendo desfiguros;

La última fue que rompieron los cristales de la unidad administrativa municipal porque no les quisieron financiar una fiesta; detienen y secuestran camiones para movilizarse, marchan con la cara cubierta armados de palos y si uno los encuentra en las calles, sí dan miedo y les cerraron su escuela precisamente por lo mismo; los zinacantecos no los quieren ahí, además se juntan con otros grupos y sí son violentos aunque lo nieguen…

…Hay una epidemia -a lo mejor es pandemia-, de reunionitis que afecta a los burócratas jefes de área, funcionarios de todos los niveles, políticos, diputados, senadores, presidentes municipales.

Siempre que se llama a un funcionario de gobierno por medio del teléfono, contesta una secretaria y al preguntarle de su jefe, la respuesta es inmediata: “está en una reunión” y de ahí no pasan; así se puede pasar un mes, dos, tres preguntando diariamente y no hay respuesta; lo mismo ocurre cuando se buscan personalmente, así es que es de gravedad el asunto…

Sinjuicio…

Ni a Tuxtla, ni a Tapachula las visitan turistas… Sancris va para allá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *