26 abril, 2019
  • 26 abril, 2019

M I E D O

Por el 7 febrero, 2019 0 29 Views

Los ciudadanos y en general los habitantes de este municipio se encuentran en estado de indefensión, es decir, no existe ninguna autoridad que responda por la seguridad. Esta situación es alarmante porque todos estamos a merced de los delincuentes.

Bastó con que un grupúsculo de pandilleros se juntara en el mercado y amenazara al gobierno, para que todos los funcionarios cerraran las oficinas y salieran huyendo de miedo.

¿Si no pueden desempeñar el cargo, por qué no renuncian? Reciben un salario para cumplir con una obligación, pero no hay ningún argumento que justifique que para no poner en riesgo su seguridad, prefieren huir y esconderse en su casa.

¿Quién va a garantizar la seguridad de los pobladores? Cada vez que unos malandrines se les ocurra aterrorizar a la ciudadanía, los funcionarios públicos van a salir huyendo.

Realmente es alarmante esta actitud. Para qué entonces se prestan a ocupar un cargo si no saben cómo actuar y lo peor es que se justifican y pretenden que todos les den la razón.

Ante la ausencia de autoridad, los oportunistas inventaron los “consejos de seguridad”, haciendo creer a los vecinos que con silbatazos y rondines, con palos y machetes “ahuyentarán a los delincuentes”; eso no sucederá, porque los vándalos están en el gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *