26 abril, 2019
  • 26 abril, 2019

Mañaneras

Por el 27 enero, 2019 0 58 Views

¿Qué harías con mil 910 horas de tu vida; es decir, 11 semanas y 2días 14 horas; casi tres meses?
Ese es el tiempo estimado que el presidente Andrés Manuel López Obrador va dedicar en total a sus conferencias de prensa mañaneras durante los 5 años y 8 meses que durará su gobierno.
A 52 días de haber iniciado su mandato, López Obrador ha ofrecido 38 conferencias de prensa en las que ha invertido más de 48 horas de su tiempo hablando, sin comunicar mucho más de lo que ya sabíamos.
Que se va a acabar la corrupción, que no va a haber impunidad, que si sus adversarios, etcétera.
Hicimos un ejercicio prospectivo para estimar cuánto tiempo se llevaría el presidente en conferencias de prensa en todo su sexenio:
En total, de lunes a viernes, sin incluir días festivos y con el promedio hasta ahora de una hora y 17 minutos, el presidente destinará mil 910 horas, equivalentes a casi 80 días continuos si juntamos sus conferencias una tras otra.
En días laborales de 8 horas equivalen a 238 días o jornadas de trabajo.
Eso sin contar con que la tendencia desde que empezó con las conferencias el lunes 3 de diciembre del año pasado de 51 (hasta ahora la más breve), se ha incrementado hasta una hora con 54 minutos del martes 22 de enero.
Pero la pregunta es ¿por qué destinar deliberadamente tanto tiempo del día en exposición mediática para repetir una y otra vez lo que ya ha dicho?
La respuesta no es tan complicada, basta ver los números de su audiencia en vivo en Facebook y Youtube para darse cuenta que no le está hablando ni a los reporteros que tiene enfrente, ni a la audiencia de los medios tradicionales, sino a su propia gente, al pueblo que todos los días lo colma de bendiciones en sus mensajes y lo retroalimenta. Es decir, no es información sino ADOCTRINAMIENTO.
El presidente sigue y seguirá en conferencias y en campaña permanente hasta convertirse como alguna vez lo hizo Salinas de Gortari, en el presidente municipal de cada rincón del país, porque sabe que toda la estructura de su partido y de sus futuros candidatos, dependen fundamentalmente de él.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *