19 mayo, 2019
  • 19 mayo, 2019

Memoria histórica

Por el 20 febrero, 2019 0 87 Views

La falta de una memoria histórica hace que las nuevas generaciones no tengan conciencia de lo que ya ocurrió y repitan los mismos errores porque se creen innovadores o descubridores.

Las dos corrientes políticas que dicen existen son la izquierda y la derecha, a unos los relacionan con el socialismo y a los otros con el capitalismo, ambos se inclinan por el orden económico; los primeros en supuestas políticas de equilibrio para que las mayorías tengan oportunidades y los segundos a la empresa privada que acumula riqueza para los que más pueden.

Ninguna de las dos corrientes ha sido hasta ahora lo ideal, la panacea o la solución para mantener a todos contentos, la balanza siempre se inclina hacia los que más tienen y más pueden.

El actual gobierno federal que se dice es de izquierda, -así lo manifiesta el líder nacional- aunque ha negociado con la derecha porque tampoco lo puede hacerla a un lado.

Un gobierno de izquierda pero con prácticas de derecha, es un injerto mal pegado y quién sabe si dará frutos, apenas comienza; de lo que sí es seguro es que, de la derecha nadie se puede evadir, el país vive bajo un régimen capitalista que ha existido siempre.

Pero como las nuevas generaciones ya no leen, pocos estudian y otros menos utilizan su sentido común, en este gobierno no hay rumbo y para muestra está el gobierno más cercano que es el ayuntamiento.

Igual que se maneja a nivel micro, así se está viendo en lo macro, el país tampoco tiene rumbo porque no existe alternativa, es el mismo sistema pero con otro nombre, por lo tanto el funcionamiento es igual.

Habría que volver al pasado, no mucho, 50 o 60 años, buscar la memoria histórica para entender el presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *