19 mayo, 2019
  • 19 mayo, 2019
  • Home
  • San Cristobal
  • “Presidentes de América Latina se han desgastado muy rápidamente”

“Presidentes de América Latina se han desgastado muy rápidamente”

Por el 12 marzo, 2019 0 60 Views

-Opina catedrático de la universidad de Salamanca, España.

-Elio Henríquez-

Para Manuel Alcántara Sáez, catedrático de ciencia política de la universidad de Salamanca, España y especialista en temas de política comparada latinoamericana, la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República, “ha supuesto una transformación radical en la política mexicana”.

En su opinión, “hay una nueva fórmula con un liderazgo de alguien que por una parte es muy convencional porque es una persona ligada al mundo de la política mexicana desde siempre, pero por otra no es nada convencional porque ha puesto en marcha un movimiento que ha llegado al poder y supone un cambio enorme en la política mexicana y también a nivel latinoamericano porque parece que México va en contra de la dirección que se ha marcado, sobre todo en América del sur en los tres grandes países, Argentina, Brasil y Colombia que han optado por opciones de derecha o centro derecha”.

Autor del libro El oficio de político, afirmó que de López Obrador le llama la atención “el porcentaje de apoyo popular que tiene. Es algo inaudito en una época en la que en general, en los últimos ocho años todos los presidentes de América Latina se han desgastado muy rápidamente, aparte de que han llegado al poder a veces con una mayoría muy reducida como en los últimos tres sexenios en México, además de cuestionados”.

Otra cosa que le llama la atención del presidente de México, agregó, “es su estilo de gobierno, esta idea de tomar el primer avión que pasa y subirse con la gente y cómo dicta la agenda del día. Es otro estilo, como hizo (Hugo) Chávez (en Venezuela) o en otros países de América Latina. Sigue pareciéndome interesante esta forma de democracia directa y sui géneris, de la que yo tengo mis reservas, sobre todo por la forma en que se llevan a cabo esta especie de consultas populares”, sobre diferentes temas.

Entrevistado en esta ciudad, Alcántara Sáez manifestó que “como estudioso, mi gran pregunta de investigación es cómo va a funcionar Morena; si será un partido clásico en el sentido de un partido construido desde arriba, desde el poder o si realmente los movimientos sociales, grupos de base tendrán capacidad de sugerir políticas y demás, y cómo se organizará”.

-¿Considera que se encamina México hacia una Cuarta Transformación?

-(López Obrador) lo dice de verdad, está comprometido con ello, pero

sabemos que hay muchas inercias locales e internacionales que dificultan eso; ese será el gran reto, cómo poner en marcha un cambio necesario, con estas inercias que harán todo lo posible para que fracase el presidente.

Dijo que habrá que esperar qué políticas pone implementa el presidente “y cómo encara los grandes problemas de México como la violencia que afecta mucho a la gente; la enorme desigualdad del país y el posicionamiento del país de cara al siglo 21”.

Subrayó: “Me emocionó el triunfo de López Obrador en México porque he estudiado a los políticos; tengo un trabajo que se llama El oficio de político y él es un hombre en la línea de Lula en Brasil, de lo que hemos visto en otros políticos que tienen problemas con su partido, pero tienen una voluntad y una ambición de poder, en el sentido más noble, de vocación, que tienen muy clara esa visión. Eso me parece muy loable, y me emocionó porque era consciente de que históricamente estaba yo siendo testigo de un cambio enorme, pues estuve en la jornada electoral del primero de julio en México y lo viví”.

Alcántara Sáez, quien llegó a México para participar en un seminario internacional organizado autoridades electorales de Guanajuato el miércoles y jueves de esta semana, y a Chiapas para dictar este lunes una conferencia en la universidad Descartes de Tuxtla Gutiérrez sobre temas y los ciclos en América Latina”, se dijo “sorprendido” por la “confrontación y especie de no reconocimiento del movimiento zapatista a un presidente con una legitimidad tan enorme como la que tiene López Obrador”.

Abundó: “Me ha sorprendido, pero indica la naturaleza del movimiento zapatista con grandes raíces y que tiene también una dimensión como si dijéramos en el pensamiento chino, que el tiempo no cuenta; pareciera que en el zapatismo pasa lo mismo. Han pasado 25 años y parece que como que estamos en el año 1994. No hemos evolucionado y nadie ha hecho nada por abordar el tema desde la Cuidad de México y por otra parte, el zapatismo sigue anclado en una mitificación de sí mismo y de un espacio romántico que me parece que puede ser interesante pero está fuera de lugar, sin muchas posibilidades reales de incidir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *